Cobrar es una de las cosas más odiosas que tiene tener un negocio, si no te gusta cobrar. Pero no tiene que ser así. Hay formas de cobrar que se parecen más a cuando una telefónica te manda un SMS diciéndote que te recuerdes de pagar la factura vencida.

Aunque te quieras molestar con alguien cuando te mandan ese mensajito en realidad no puedes porque no sabes quien te lo mando. Sabes que fue la telefónica pero no es como si tuvieras un nombre y una cara con quien pelear. $%QW%##

Así que busquen un cuaderno y un lápiz antes de verlo para que anoten su “nueva política de cobro” y se la pasen a su asistente o la usen ustedes mismos cuando les toque cobrar.

Cobrar es una de las cosas más odiosas que tiene tener un negocio, si no te gusta cobrar.